La Mujer Invisible y otras formas de escape

por S.F.

Luego de una mortificante primera cita, nos preguntamos: “¿Y ahora?” ¿Cómo cortamos ésto?”

Creo que no hay una receta para el corte perfecto, a pesar de que hayamos hablado horas y horas con nuestras amigas al respecto. Hasta la romántica Charlotte, de Sex and The City, intentó darle algo de lógica diciendo  “El duelo de un corte debe durar la mitad del tiempo salido”.

Aclaremos que acá no voy a escribir sobre esos grandes amores que sufrimos al terminarlos. Sino de aquellos, anti amores, pseudo relaciones que, por simple borrachera de Cupido, pasaron a ser de “La cita esperada” del viernes a la noche a la “Peor cita de nuestras vidas” el sábado a la mañana.

Pues bien, ¿cómo cortar algo que nunca empezó?

Primero tenemos que aceptar el 100% de la culpa. ¿Quién nos mandó a tomarnos ese último trago, cuando ya sabíamos que no iba para ningún lado? ¿Quién nos obligó a sonreirle cuando en realidad pensábamos en nuestro ex en ese momento? ¿Quién nos juzgaría por ser honestas con nosotras mismas y terminar esa cita en cuanto nos  estábamos aburriendo? Nadie. Exacto!!

Una vez aceptado que extendimos una situación sin sentido por ninguna razón aparente, empecemos a ver juntas cuáles son las opciones que nos quedan para cortar. Las invito a que participen dejando sus estrategias usadas. Por mi parte, les facilito la tarea compartiendo las estrategias usadas por la que escribe y sus anónimas amigas:

La Mujer Invisible: esta figura va perfecto para aquellas mujeres sin piedad que no tienen ningún tipo de conciencia sobre el tema. Ella es como si nunca hubiese existido. ¿La cena en Palermo? Nunca pasó. Por lo tanto, el teléfono no se atiende. Jamás se responde a sus mensajes, ni mails, ni nada. Porque no se responde a alguien que nunca existió. El único problema surgirá cuando la mujer se hace visible al cruzarse al sr. por la calle, por ejemplo. En estos casos es, altamente recomendable, seguir de largo.

La Eventera: ésta es la figura de la chica que nunca tiene tiempo para nada. Por ende, ella sí atiende el teléfono pero nunca va a tener tiempo para una segunda cita. Su lema es “nunca terminar mal, porque no sabés dónde te lo vas a cruzar”. No sea cuestión de que termine siendo el cura que nos case, por ejemplo. Entonces, efectivamente, ella nunca termina mal, porque ella nunca lo termina directamente.

La Mejor Amiga: este es el caso de quienes tomaron el “seamos amigos” demasiado a pecho convirtiéndose, por ende, en su mejor amiga virtual. Nunca se van a volver a ver, pero no importa. Ella se siente bien saldando sus cuentas, al levantarle el ánimo con mucha dulzura, cuando otra mujer no lo vuelva a llamar más.

La Lógica: finalmente, la más sádica de todas. La mujer que va de frente, toma el toro por las astas y le dice: “No me llames más, porque no hubo química.” ¿Por qué digo que es sádica?, porque solo una mujer a quien le gusta el dolor puede tomar esta ruta. Ante tal actitud, en el mejor de los casos, el hombre en cuestión la tildará de histérica/ loca/ perdida/ loca/ histérica/ loca. Porque solo alguien tan demente puede cambiar de opinión de un día para el otro…obviamente. Termina siendo odiada por él, sus amigos, las futuras novias de él y todo el género masculino.

Me pregunto: ¿uds, lectoras… con cuál se identifican?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s