Situaciones desde la mirada masculina: La muda

En el capítulo de hoy: La muda 

Sábado a la mañana. Mi hija me mira haciendo puchero mientras yo pienso una explicación acerca de los beneficios de la ducha. Afirmaciones cuasi científicas sobre la higiene… “Ok, cortala y andá a bañarte” – termina siendo mi respuesta.

30 minutos de agua caliente son suficientes para ella. Sale arrugada como una pasa de uva y ya me veo venir la eterna pregunta post ducha: ¿papá, qué me pongo?

Ella mira de reojo, sabe que mi respuesta no va a darle la solución. La solución final: “Che, Caro (mi actual pareja), le podés decir a Vane (mi hija) qué ponerse?” Miramos su placard y no tiene nada que le convenza (su guardarropa se compone de pocas prendas ya que tiene todo en lo de la madre…!) Será una técnica para que todos mis días con ella sean días de shopping??

Claro, ésto se soluciona hablando.

“Propongo un arreglo” – le digo a mi ex pareja – “el sábado a la tarde cuando te la dejo en el punto en común (ella vive en Caballito, nosotros en Vicente López) vos me traes ropa.  Vos fijate, que yo el viernes la busco por el colegio, sale vestida con el uniforme, y cuando el sábado te la llevo regresa, vestida con ropa de paisano (más el uniforme, más la mochila del cole, más la vianda, más alguna que otra cosa nómade que va ida y vuelta de casa en casa) y si vos no me traes ropa… pues mi stock de ropa va decreciendo”.

Llega el sábado. Mientras nos vamos acercando, veo su cara como se va transformando, lleva su mano a su frente haciendo el gesto de  “Uh… me olvide” y me dice: “Me colgué. Uh…”.

Anuncios

Adivina Adivinador … Un juego breve para distenderte!

La tarde se hace chicle y no paramos de trabajar.

Para despejarte un ratito del laburo, tomate 5 minutos (y por qué no, tomate un té) y divertite con esta adivinanza.

 

A ver usted que sabe tanto…

Te comentamos esta situación y te invitamos a adivinar de quiénes estamos hablando y qué relación hay entre ellos

 

 

A continuación unas pistas:

1 – El es francés y hermano de un político importante en su país.

2 – Ellas no son hermanas.

3 – Hay 16 años de diferencia entre el y la otra dama.

4 – La señorita en cuestión es actriz y diseñadora y conocida por muchas tiras y películas que hizo de chica.

 

Ahora adiviná de quiénes estamos hablando y cuál es la situación actual entre ellos.

 

Los pasos a seguir una vez adquirido tu disfraz

Muy bien mujeres, ya tienen su disfraz erótico (si aún no lo tenés hacé clic aquí y conseguilo 41% OFF). Ahora hay que seguir los siguientes pasos para que toda nuestra estrategia salga victoriosa.

Llegamos a su casa, el preparará comida o pedirá al delivery que más les gusta. Mientras tanto, prepará tu disfraz en algún lugar de la casa que te puedas cambiar sin que él se dé cuenta.

Primero y principal: ideá un personaje, cambiá tu nombre y jugá el rol de tu nueva personalidad hot!!.

Una vez que hayan pasado la cena (nomas demasiado para que no se te hinche la panza, tu propósito hoy es otro. No queremos que coman y se vayan a dormir), comenzarás por hablarle sobre sexo.  Podés hacerlo verbalmente o por otras vías de comunicación, servilletas, whatsapp, mensaje de texto, lo que tengas a mano. Contale qué te gustaría hacer, a qué querés jugar.

Una vez que hayan entrado en el juego y los dos se sientan cómodos, emití un “ya vuelvo” y no des más explicaciones. Camina lentamente para que no sospeche que te agarró un malestar estomacal y recurrí a ese lugar de la casa donde dejaste tu disfraz.

Vestite, maquillate, peinate y agregá todo lo que sea necesario para que entre en juego tu nueva personalidad.

Salí del cuarto caminando suave, sensual, sonrisa picarona, acercate lo suficiente para tentarlo pero no lo dejes tocar, dominá la situación.

Bésale las zonas sensibles, jugá con sus manos, desvestilo lentamente. Esta previa tiene que durar lo suficiente para que estén los dos en su máximo momento de placer antes de pasar al acto sexual.

Una vez que creas que la situación da para pasar al siguiente paso, indicale a dónde tiene que ir y de qué forma ponerse.

Podés continuar el juego vendándole los ojos o atándolo a la cama. OJO, si vas a hacerlo, prevenite probando los accesorios con los que lo harás. Ejemplo: si vas a vendarle los ojos, lo mejor es que sea con algo largo, una corbata, una remera. Procura que estén en buen estado y limpios. Nunca se te ocurra tomar un repasador o cosas de cocina, o medias, ya que disminuyen la excitación. Lo mismo que si vas a atarlo a la cama, lo mejor son las corbatas. NUNCA medias, menos si no calculaste que son medias cortas y no llegan a dar vueltas necesarias para atarlo, Por eso lo mejor es que siempre pruebes los accesorios antes de usarlos para no derrumbar el climax que construiste.

Y listo, disfrutá de tu momento. Podés continuar contándole todo lo que vas sintiendo cuando están teniendo relaciones hasta llegar al orgasmo. Que lleguen juntos es el objetivo de este post. Si esto sucede, van a volver a jugar en menos de 10 minutos. Creeme!!

Todavía no tenés tu disfraz? Hacé clic en la imagen y adquirilo por $83!.

De parejas y convivencias

por Romina Mentasti

romi_men@hotmail.com

 

Es notorio que la convivencia  “eterna” en  pareja se ha modificado en la actualidad respecto al siglo pasado. El “Amor Romántico” ha sufrido sus mutaciones.

Hoy gran parte de las personas prefieren establecer otros tipos de relaciones y encontramos que lo primordial en la relación de pareja ya no es conformar una familia tradicional sino que el afecto y el sexo han pasado a ocupar el primer lugar. Son diversos los factores que han propiciado estos cambios, algunos de ellos son la liberación femenina, no sólo sexual sino también económica, el individualismo que hoy prima en nuestra sociedad, los compromisos “light”, el hedonismo consumista, etc.

Con lo expuesto no quiero decir que no se pueda construir una pareja que perdure en el tiempo, si es deseo de ambos será entonces importante tener en cuenta la importancia de un diálogo maduro, la expresión de afectos y necesidades personales, recordemos que el otro no adivina lo que queremos; así como respetar los tiempos y espacios propios y los de nuestro partener. Y destaquemos la importancia que tiene el ser conscientes que las posibilidades de cambiar a la persona elegida son casi nulas. Para esto existe el tiempo en que una pareja se conoce, conoce actitudes, valores, necesidades y los proyectos  de ambos.  Tiempo también en el que la idealización causada por el “enamoramiento” deja caer sus velos para vernos a la luz y con mayor transparencia, dando lugar, en el mejor de los casos, al amor genuino.

Necesitamos deconstruir el gran Mito de la “media naranja”. El otro no puede completarnos, puede brindarnos momentos de felicidad pero la completud absoluta no existe. Y esto ha sido así en todos los tiempos. Nunca el otro podrá satisfacernos por completo, no podrá taponar todos nuestros agujeros estructurales.

Nuestras vivencias anteriores respecto a nuestros progenitores imponen la tendencia a realizar determinadas elecciones, según el lugar que hemos ocupado en el seno familiar durante nuestra infancia. Este mecanismo es inconsciente, y nos lleva a repetir las historias ya vividas. La niña, ya ahora mujer,  buscará aquel hombre que represente ciertos rasgos de su propio padre. Esto puede modificarse, en sesión se apunta a  poder identificar esta cuestión que se repite y poder trabajarla, así la persona ya se hallará advertida en el momento de realizar nuevas elecciones.

Vivir en pareja es una decisión, una elección. En circunstancias las parejas se separan porque la convivencia ya se les presenta como algo desbordante; es cierto que las personas vamos cambiando y tomando diferentes caminos con el tiempo, si el  “contrato” inicial que la pareja ha creado sufre modificaciones que provocan malestar existe la posibilidad de armar, con la ayuda de un profesional idóneo,  un nuevo “contrato” que restaure el equilibrio y el amor aparentemente  perdido.

Por todo esto es importante que al momento de tomar una decisión como es el de la convivencia, lo hagamos siendo conscientes del nuevo paso que estamos haciendo y que ésta sea una decisión tomada en conjunto y no de uno sólo.

Les preguntamos, ¿cómo creen que afecta la convivencia en una pareja? ¿Cuáles son los principales cambios que se producen al irnos a vivir con nuestro novio/a?

 

 

¿Disfrutamos realmente de los 30?

por Romina Mentasti

romi_men@hotmail.com

Mujeres estudiosas, trabajadoras, llenas de proyectos laborales y profesionales, son sólo algunas de las características de gran parte de las mujeres de esta generación. Hasta que soplan las velitas de los treinta y comienzan a hablar en sesión sobre su angustia por no haber aún encontrado un hombre, pero no un hombre cualquiera, un hombre con quien formar una familia y tener un hijo, y en cual hallar características paternales, eso es lo más importante. El amor y la maternidad aparecen en escena, la necesidad de un otro, la falta. Ya no basta la autoestima, en casos, habitada por los logros propios, surge también la necesidad de la confirmación narcisista que el otro puede darles. Hablamos de aquel hombre que reconocerá su femineidad.

En sus propios discursos hay una permanente demanda de una relación de amor aún no obtenida y un gran desmerecimiento del esfuerzo realizado durante muchos años conjuntamente con la desvalorización de los logros en sus carreras profesionales.

De golpe la vida toma un color gris, en el mejor de los casos.  Se desvanece la posibilidad de concretar sus deseos afectivos, un oscuro vacío en ellas palpita. Se suma la preocupación por el avance del reloj biológico. Es esto lo que muchos autores han llamado “la crisis de los treinta”.

Vale aclarar que el fenómeno que tratamos se experimenta de diferentes maneras según los ámbitos: en aquellos ámbitos en que la mujer ha sido promovida a estudiar, a trabajar y alcanzar cierto status el sufrimiento y la posibilidad de que esta gama de malestares y preocupaciones surja es mayor que en los ámbitos más populares, en los que hay mujeres que tienen hijos de muy jovencitas y su vida no se orienta al estudio o a una carrera profesional.

En el primer caso, llegados los treinta, la búsqueda de un compañero y posible padre del futuro hijo deseado se apresura por el exceso de vulnerabilidad y  la ya mencionada sensación de vacío, lo que puede terminar en el hallazgo de una pareja inadecuada o sufriente. Bajo la creencia de que un hombre puede completar a la mujer en su totalidad, y esto dista mucho de ser así.

Me parece pertinente relacionar esta temática con aquélla pregunta que Freud, durante años de investigación y experiencia nunca pudo descifrar “¿Qué quiere una mujer?”…enigma hasta hoy no resuelto. Sí, la mujer como un enigma. Pregunta orientada al deseo de la mujer. Es así que asociamos lo femenino con un misterio, un secreto.

Es muy importante entonces que la mujer pueda conectarse con ella misma, con su vocación, con sus amistades, familiares y gustos personales que tal vez aún queden por descubrir o hayan quedado relegados. Hay mucho para hacer! aprovechar la madurez adquirida, el saber obtenido, el disfrutar de aquello que dada la edad hoy si se puede valorar ,y no esfumarse ante la ausencia de aquel hombre al cual se idealiza creyendo que podrá tapar este gran vacío.

Y sobre todas las cosas preguntarse si realmente hoy lo único válido es formar una familia “tipo”, ¿o es lo que heredamos de nuestra crianza? ¿Serán los mandatos recibidos desde nuestro círculo familiar? Hoy las formas de pareja y relación han cambiado, se han abierto diversas formas de estar bien con un hombre, y no siempre es concretando un casamiento. Hoy existen más posibilidades de elegir cómo sentirse bien sin estar obligada a tener la familia “perfecta”.

Por eso nos preguntamos, ¿qué tanto es la presión impuesta por la sociedad? ¿Podremos dejar de un lado los mandatos obtenidos en nuestras vidas y realmente comprender lo que como mujer realmente queremos y deseamos?

 

 

¿Existe la amistad entre el Hombre y la Mujer?

por Romina Mentasti
romi_men@hotmail.com

En la semana de la amistad, celebramos con esas personas especiales con las cuales compartimos gran parte de nuestras vidas y por ello es que ellas se vuelven tan importantes.

¡FELIZ DIA AMIGAS! y ¡FELIZ DIA…¿¿¿AMIGOS???… famosa incógnita que hace añares fue y sigue siendo cuestionada, y al final ¿existe la
amistad entre el hombre y la mujer?

En tiempos pasados encontrábamos diferencias muy marcadas entre las características femeninas y las características masculinas, y también en los roles de ambos géneros en la sociedad. Aquel hombre fuerte era el que protegía a la mujer débil. Tales diferencias se fueron equiparando y se alcanzó cierto equilibrio en cuanto a la superioridad o inferioridad de un sexo u otro. El equilibrio es necesario para constituir una amistad. En los últimos tiempos la mujer encontró otro lugar socio-cultural, esto le permite también tener intereses en común con los hombres.

¿Y qué pasa con la atracción entre el hombre y la mujer? ¿ Qué pasa con el deseo sexual si es que este emerge en la amistad?

Sigmund Freud hablo de la corriente erótica y de la corriente tierna en los seres humanos. Cuando la primera se halla reprimida se puede constituir una amistad. Pero la represión no es total y es aquí cuando pueden surgir sensaciones de diversos tipos. El tema en cuestión es cuál de estas dos corrientes prevalece en la relación de amistad, y el gran problema es que dicho asunto es inconsciente.

Hay personas que dicen poder tener una amistad una vez que ya han tenido sexo, puede que en casos esto ocurra cuando la fantasía que se
tenía acerca del encuentro sexual superaba en demasía la realidad de ese  encuentro. De igual manera, hay quienes afirman que pueden ser amigas de sus ex  parejas, cuando la atracción entre ambos cesa y la relación de amor fue realmente finalizada puede surgir el espacio para una amistad.

Realmente hay hombres y mujeres que pueden ser amigos; el hombre suele buscar una amiga  para conversar de sus cosas más sensibles e íntimas, y la mujer suele buscar en  la amistad con un hombre algún saber masculino, contención o  protección.

Lo que no se descarta es que la fantasía de una relación  amorosa pueda aparecer. Esto es normal cuando el noviazgo de alguno de los dos tambalea o cuando alguno se siente sólo o pasando un mal momento.

También hay personas que se permiten tener una amistad en la cual tienen relaciones  sexuales y esto no perjudica el vínculo amistoso.

Como verán en este tema también cada una de nosotras somos diferentes, y también los hombres lo son. Hay quienes pueden sostener una amistad con el sexo opuesto de manera relajada y hay quienes no. Y también hay quienes creen que pueden mantener esa amistad por
siempre hasta que el sexo o el amor irrumpe entre ellos…